24.1.17

Escuela secundaria para Lisa

Este año (a finales de junio) Lisa termina la escuela primaria. CHAAAAAAANNNN!
El año pasado, una vez recuperados del shock, para esta misma fecha, con Jacko empezamos a buscar información, a ir a visitar las escuelas, a participar de charlas que dio el Ministerio de Educación ... porque, por lo menos en esta zona, la cosa no es sencilla. Y también nos jugaba en contra que ninguno de los 2 fuimos a la escuela en este país!
Existen las escuelas privadas, donde no hay detalle digno de mención: inscribís al pibe, pagas, listo chau!
Y después están las escuelas publicas, que por lo menos en esta zona, son muy pocas y algunas muy buenas. Al no haber escuelas secundarias en todas las ciudades o barrios de la provincia, aquellos chicos que viven en zonas donde no hay escuela, tienen prioridad. Los chicos con hermanos mayores dentro de la escuela, tienen prioridad. Y a partir de ahí ... listo.
El sistema funciona mas o menos así: a principios de enero las escuelas secundarias hacen jornadas de "puertas abiertas" donde dan una charla general (a cargo del director y algunos profesores) sobre el funcionamiento de la escuela, el programa escolar y las virtudes de la misma. O en ese momento u otro día, por medio de una cita previa, se hacen las visitas guiadas por grupo.
A partir de ahí hay que esperar a que la escuela primaria te de una pila de formularios a completar donde vos tenes que armar un "top 3" de las escuelas donde queres que vaya tu hijo, empezando por la favorita. Una vez completos todos los papeles, los metes en un sobre cerrado y por fuera va el numero de legajo que corresponde al pibe de ahora en mas. Entre el 6 y el 24 de marzo llevas el sobre cerrado a la escuela que elegiste en primer lugar (no importa el día o la hora ya que no hay orden de prioridad con respecto a estos casos) y de acuerdo a una lista interminable y en un 50% desconocida para el "paternalado" una comisión que depende del Ministerio de Educación decide a que escuela ira tu hijo.
Son momentos de mucha tensión (si se decide vivirlos así, si te calentaste con que tu hijo vaya a una escuela si o si, si no te relajas y dejas que las cosas fluyan y un montón de etcs. de ese tipo) ... si no los vivís así entonces son momentos que nunca se van a volver a repetir, donde tu hija mayor empieza a transitar esa parte del camino donde deja de ser 100% nena para empezar a ocuparse de otras cosas, de sentir otras cosas, de vivir otras cosas y donde, yo creo, los padres tenemos que estar lo mas presentes posibles, para que si sufran no sea tan duro, para que si no están bien no se sientan solos, para que sepan que nadie nunca fue perfecto, que de los errores se aprende, que siempre pueden contar con vos y que vos siempre vas a estar ahí para ellos. 
Este tema me toca una fibra particular y por mucho esfuerzo que hago no puedo evitar estar mas sensible que con otras cosas.
Admito que Lisa es una muy buena alumna y que allá adonde vaya va a seguir brillando como lo hace ahora, con su carácter tan particular, sus ganas de hacer y crear, su facilidad para el estudio y su cuota social que le abre tantas puertas y le da tantas oportunidades.
No me voy a cansar nunca de estar orgullosa de ella, por todo lo que logra y por todo de lo que es capaz.
Ojala le toque una escuela donde sea comprendida y acompañada, donde pueda superar los obstáculos con esfuerzo pero sin reproches y donde pueda seguir formándose.

A todos aquellos que están pasando por este momento los abrazo muy fuerte y los aliento a que no se alejen de sus pares, porque los padres en estas situaciones también necesitamos contención.

Una foto publicada por Paula Visne (@paulavisne) el



Pin It

No hay comentarios. :

Publicar un comentario