19.3.14

Ciclos

Hace unas semanas una amiga nos comento que una amiga suya y compañera de la escuela había tenido un accidente. Que su hijito había fallecido y que su nena, de 13 años, estaba muy delicada.
Como pudimos buscamos la forma de sostener a nuestra amiga, de no dejarla sola, de que no se venga abajo por la tristeza, de darle fuerzas y ánimos para que pueda transmitirle a su amiga y que, de alguna manera, pueda llevar la situación adelante mas aliviada.
Ayer cuando volví del curso me entere que la nena había fallecido. Mi amiga no estaba en linea por lo tanto no le pude decir nada en ese momento pero me puse mas "fríamente" a analizar las cosas y me invadió un sentimiento de tristeza profundo ... me paralizo, me vio tratando de ponerme en el lugar de esa Madre, que prácticamente de un día para el otro se quedo sin hijos y me abatió. Me puse a pensar en los míos, en que la semana que viene cumplen 9 y 6 años (el post sobre el agotamiento y la mala idea de tener 2 hijos que cumplen años en fechas tan cercanas esta vez no me sale ... me parece demasiado superfluo ... esperemos unos días que seguro esta "en camino") y no puedo evitar sentirme mal; muchas veces, agotados con el trajín del día a día les gritamos, los medio "sacamos de encima", los conformamos con pequeños despojos de nuestro mal organizado tiempo y me siento culpable. Siento que me preocupo por boludeces y cosas secundarias y no les dedico el tiempo y las ganas que realmente debería darles. Se que en un par de días esto sera mas liviano de llevar, que estaremos ocupados con otras cosas y la tristeza se habrá desvanecido ... pero esa Mama no va a ver nunca mas a sus hijos. Y eso duele. Va a doler siempre.


Pin It

23 comentarios :

  1. Entro a leer esto mientras estaba harrrta viendo como dejaron todo tirado mis hijos...
    Me resulta ininmaginable pensar que algo les pueda pasar... nada, no sé qué decir...

    ResponderEliminar
  2. Qué palabras puedo darte en este momento, se quedan cortas, ni siquiera me puedo imaginar el dolor que siente esa madre.

    Pero estas circunstancias te dan una visión de lo verdaderamente importante, de lo valioso de la vida y lo que disfrutas con tus hijos. Espero que el día a día te desvanezca la tristeza pero te siga centrando en lo verdaderamente importante.

    Un abrazo muy grande...

    ResponderEliminar
  3. Leí esta historia en la Catarsis de Solo para Mí. Hace unos 9 años falleció el hijo de una amiga muy cercana a mi hermana (son amigas desde los 4 años, así que podríamos decir que es amiga de la familia). La historia conocida, accidente de tránsito, nene ce 6 años peleando durante un mes en La Plata y finalmente fallece, cerca de Navidad. Jamás me olvidé de eso, la tristeza infinita, inexplicable. Las ganas de esa mamá que aún persisten de al menos poder abrazarlo una vez más. Eso siempre me anuda el alma.
    Mi bisabuela que había perdido a dos de sus 8 hijos siempre decía que la muerte de un hijo no se compara con ningún dolor. No tiene explicación biológica, ni siquiera tiene un nombre.
    Ojalá al menos nos sirva para poder revisar nuestro "mal organizado tiempo" como vos decís y aprovechar para tirarnos un rato al día al piso a disfrutar a los nuestros.
    beso!

    ResponderEliminar
  4. Ay Paula, comparto tanto lo que decís...y no puedo (ni quiero) imaginarme el dolor tremendo de esa Mamá...no tengo palabras ahora, sólo una oración para esos 2 angelitos.
    besote

    ResponderEliminar
  5. uffff! que tema...y te entiendo, creo que SIEMPRE nos damos cuenta de lo que tenemos o lo que vamos a sentir si no lo tenemos cuando sentimos un simbronazo propio o ajeno, no hay q esperar a sentirlo y hay que Ocuparse mas y PREocuparse menos...no es facil, pero es la unica manera de no haber pasado al ped...por esta vida! besotes

    ResponderEliminar
  6. Ay,si que duele...no es natural que una mamá pierda a sus hijos.Es ponerse en el lugar un segundo y ya es muy doloroso.Y hace replantear el día a día que nos preocupamos por pavadas.Pienso como vos,que la tristeza pasa,pero quedan como marquitas en el cuore ,ojalá esa mamá encuentre consuelo.Besos Paula

    ResponderEliminar
  7. Que tristeza. Yo no puedo ponerme en su lugar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Podría llorar el resto del día, en nuestra familia 2 chicos murieron en accidentes, uno mucho más cercano, no hay dolor más grande, nunca, jamás en la vida hay dolor más grande que la pérdidad de un hijo, no puedo ni pensar en esta mujer que murieron sus 2 hijos, y no sé cómo se sigue viviendo después de eso.
    Abrazá muy fuerte a tus pollitos Pau, sos una gran mamá

    ResponderEliminar
  9. que fuerte. a veces pienso lo mismo que vos con mi hijo, que no le doy el tiempo suficiente. que triste.

    ResponderEliminar
  10. terrible, me dejaste sin palabras, ojala puedan unir sus fuerzas para abrazar fuerte y acompañar a esa mamá♥

    ResponderEliminar
  11. Tremendo. Lo lei temprano en el post de Marina y me quede muda. Ahora lo vuelvo a ver y tengo que escribir para exorcizar. Naci 11 meses después de que muriera un hermanito de 4 meses a quien obviamente no conocí pero forma parte de mi vida. Viví con el dolor de mis viejos y mi hermano apenas mayor por tremenda pérdida. Pero si hay algo que aprendimos todos en casa es que estamos de paso y tarde o temprano nos vamos a ir. Depende de cada uno como quiera vivir su vida con lo que le ha tocado en suerte (o en desgracia).
    También aprendí es que si nos toca seguir vivos mientras otros no, es porque tenemos algo que hacer en este mundo. Gente a quien querer, a quien cuidar, dejarnos querer y cuidar por gente que nos necesita. Intentar ser FELICES cada dia de nuestra vida, aunque duela, aunque sea injusto, aunque a veces parezca que no nos lo merecemos. Alguien (Dios, el Destino, la MadreTierra, el Universo, alguien...) decidió por nosotros, y no tiene sentido no hacerle caso. Asi que a disfrutar de la vida que tenemos, con sus quilombos, contratiempos, corridas, alegrias, atardeceres, lluvia y amores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. palabras JUSTAS! besos Flor!

      Eliminar
    2. Hay pérdidas que son inentendibles, y aunque busquemos un por qué, no lo vamos a encontrar. Estoy totalmente de acuerdo con lo que decís, todo lo q nos pasa es para dejarnos algo, aunque esta madre esto nunca lo va a poder comprender...

      Eliminar
    3. Nunca nunca lo va a poder entender, y siempre va a sentirse triste. Pero ojalá que recupere la capacidad de disfrutar... y que sea pronto!

      Eliminar
  12. Es cierto lo que decís y, como no tengo hijos, lo traslado a los seres más amados que tengo y duele la ausencia, es tremendo. Te mando un beso y que puedas tener la fortaleza suficiente, vos y tu amiga, para ayudar a esta chica.

    ResponderEliminar
  13. Pau, conozco la historia de cerca, la nena era compañera de la hija de una amiga. Es muy doloroso. Es tremendo y no puedo ni quiero pensar en esto. Tenemos que aprender a vivir cada minuto amando lo que tenemos, y preocuparnos solo por lo que realmente importa, nuetsra familia, su felicidad, la salud, no sé no puedo aportar mucho hoy, solo dar fuerzas a esa familia y ojalá puedan salir adelante. Beso

    ResponderEliminar
  14. Hola Paula. Cuando ayer leí tu comentario en lo de Marina me sentí pésimo. Iba dispuesta a hacer una profunda catarsis y después de leerte lo único que atino a hacer es agradecer profundamente cada rabieta que mis hijos tienen, cada noche que me acuesto fundida de cansancio por el trajín que significa criarlos. Antes de acostarme les di un abrazo interminable y pensé mucho en esa mamá que no tiene mas a sus pollitos para arropar cada noche. Mi mejor energía para ella y para tu amiga. Voy a pedir por ellos. Besos..

    ResponderEliminar
  15. Lo había leido en la catarsis de Marina... que feo esto... la verdad es que me dejó re triste esta historia.. me gusta la reflexión que haces al respecto, hay que valorar mas las cosas, aun las cotidianas..
    fuerzas para esa madre en este momento tan duro..

    ResponderEliminar
  16. Pau!!!!! lloro con tu post..... este año hemos tenido en la familia dos situaciones muy similares... y es tal cual lo decis... la tristeza se desvanece para uno que no lo vive a diario... y nuevamente te encontras gritando y retando a los chicos porque dejaron todo tirado.... es parte de ser humano.. supongo.. al menos a todo el mundo le pasa lo mismo.... salvo para el que lo tiene que vivir como propio donde ya su vida nunca mas sera igual... que horror, se me pone la piel de gallina....
    hoy los deje faltar a los chicos al cole y me hice terrible mala sangre por boludeces.. me siento re mal.... hay que compartir mas, hacer la vista gorda, priorizar el amor ante todo..... un beso enorme!!!!! fuerza para toda esa familia.....

    ResponderEliminar
  17. Hola Pau
    Desde ayer no puedo dejar de pensar en esa mamá, en esa familia.
    Qué tristeza tan profunda, no tengo palabras. Tal cual como vos decís, ir a abrazarlos y tratar de organizar mejor las prioridades de la vida. No dejar un abrazo sin dar, un beso sin responder, un tiempo sin escucharlos...
    Un abrazo para vos, para tu amiga y para esa mamá
    M

    ResponderEliminar
  18. No imagino un dolor mayor que perder un hijo. Me gustó tu reflexión. Saludos :)

    ResponderEliminar
  19. Creo que no me cabe en la mente el sólo pensar en vivir algo así... :(

    ResponderEliminar
  20. Querida Pau, recien llego por acá, pero no quería dejar de pasar y darte un fuerte abrazo... como no te va a movilizar una cosa asi... para una mama los hijos son todo... por mi parte decirte que este tipo de situaciones me ayudan a poner en foco las cosas... a veces nos ahogamos en un vaso de agua x nada... hay que aprender a disfrutar y dedicar tiempo a las cosas importantes de la vida. Cariños.

    ResponderEliminar